Logo Simplicity

Blog

5 Tips para una boca saludable

Desde lavar la lengua a la mañana, usar hilo dental, enjuague bucal, cambiar el cepillo cada tres meses hasta elegir la pasta dental apropiada.

Morder una hamburguesa o una manzana, beber café o una gaseosa, besar a tu pareja, tomar mate con los compañeros de trabajo o con la familia, son acciones que hacemos todos los días y hacen a nuestra vida, ¡y a nuestra boca! Es indispensable sostener a lo largo del tiempo una buena rutina de higiene bucal para que todas esas cosas no impacten en la salud de tus dientes. Todos esos alimentos y bacterias, unidos a nuestra saliva, pueden producir sarro o placa, por eso debemos limpiar muy bien la boca y encía cada día. Pero… ¿cumplimos todos los pasos que aseguran una boca saludable? Te dejamos unos tips para que tengas en cuenta:

1) El cepillo

Elegir un buen cepillo para tu boca es clave. Lo ideal es que no sea ni muy duro que te lastime ni muy blando para que pueda barrer bien. Si las cerdas se “despeinan” muy rápido es porque, probablemente, te estás cepillando demasiado fuerte. Eso no es recomendable, hay que hacer movimientos suaves de arrastre. Cada tres meses conviene cambiar el cepillo por uno nuevo.

2) Tres veces

Lo ideal sería que nos laváramos al despertar, después de almorzar y antes de ir a dormir. Lo real es que no siempre se puede hacer esos tres cepillados diarios, pero hay que intentar por lo menos dos: a la mañana y a la noche. Es clave que te cepilles los dientes antes de desayunar, y como última acción antes de irte a dormir. Otro dato importante: no es necesaria tanta pasta dental sobre el cepillo. Usá poco, así no hay tanta espuma y ves bien dónde barrés. Acordate de pasar bien el cepillo por las encías.

3) La lengua

Nadie nos dice que debemos lavarnos la lengua, pero ahí quedan bacterias que deben ser removidas. Algunos cepillos tienen un “limpialenguas” en el reverso de las cerdas, hay que pasarlo como un barrido desde el fondo hacia adelante sin hacer fuerza. Lo ideal: una vez por día.

4) El hilo

Cuando comemos nos quedan pequeños residuos de los alimentos entre los dientes, tan chiquitos que con el cepillo no los sacamos. Por eso, y por la placa que se acumula es que hay que reforzar el lavado con hilo dental. Todos los días o día por medio hay que hacer una limpieza con hilo dental. Si sos muy sensible, hay algunas opciones con aplicadores o cepillos pequeños que pueden reemplazarlo.

5) Enjuague bucal

Un buche de enjuague bucal te deja la boca súper fresca y con un rico sabor. En general los enjuagues tienen flúor y otros componentes antisarro y antiplaca. Al hacer el buche, estos componentes llegan a toda la boca. Sin embargo es muy importante consultar con tu odontólogo para que te diga cada cuánto usarlo.

Ver más artículos

¡Mantenete informada de todas nuestras novedades!

Enviar